¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Gracias al éxito de servicios como Airbnb y VRBO, cientos de miles de personas alrededor del mundo han tomado la práctica de compartir sus casas—ofrecer sus residencias a inquilinos por corto plazo—en una adición lucrativa a sus vidas cotidianas.

Si has estado pensando en convertir tu habitación extra, casa o apartamento en un destino vacacional exitoso, utilizado y rentable, considera los siguientes factores antes de decidir si compartir tu vivienda es algo que te conviene.

Pregúntate: ¿Tú irías de vacaciones a tu casa?

Tu casa puede ser exactamente lo que tú quieres, pero ¿un turista sentiría lo mismo? Algunas cosas que debes tomar en cuenta: ¿Tu casa está en una ubicación central? ¿Cerca de restaurantes, centros comerciales y transporte público? Mientras más remota sea su ubicación, más impresionante tendrá que ser la casa misma.

Primero sé un inquilino

Antes de inscribirte para alquilar tu residencia, haz un viaje para conocer cómo se siente ser un inquilino. Toma nota de las cosas que te gustan y que no te gustan: ¿La cama era cómoda? ¿El baño estaba limpio? ¿Cómo estuvieron los servicios? Y los pequeños detalles que ofrece el que renta su casa para dejar una buena impresión.

Tres Consejos Para Ser un Buen Inquilino
  1. Trátalo como una casa, no un hotel. Sé silencioso y cortés, y recoge tus cosas.
  2. No traigas invitados sin autorización. Si quieres invitar a alguien, pregunta antes, y no te alteres si la respuesta es no.
  3. Respeta el tiempo de la persona que alquila. No te demores en el registro de entrada o salida.

Trátalo como una pequeña empresa

Aprovecha la oportunidad para invertir en redecorar tu casa, prestando especial atención a la iluminación. Ve más allá de lo esencial (jabón, papel sanitario, sábanas y toallas limpias). Prepara tu casa con detalles acogedores que ayudara a tus inquilinos a sentir que están recibiendo todo el valor de su dinero: flores frescas y plantas, cobijas y almohadas cómodas, libros, té y abundantes refrigerios.

Hazlo más fácil para ti

Haz arreglos para que compartir tu casa te resulte ameno y no altere demasiado tu vida cotidiana. Instala cerraduras con teclado para evitar programar citas para la entrega de llaves. Usa un sistema de casa inteligente, de modo que tus inquilinos puedan manejar con facilidad la temperatura, la iluminación y la música.

Escribe una guía con las preguntas frecuentes, que incluya la contraseña del Wi-Fi y recomendaciones de restaurantes locales. Si tratar con huéspedes que se quedan una noche te resulta abrumador, establece estadías mínimas como parte del proceso de reservación. Si te molesta limpiar entre las reservaciones, contrata a un servicio de limpieza o de preparación de habitaciones.

¿Te preocupan los daños o robos?

Es natural sentir cierta inquietud al dejar entrar a tu casa a un desconocido. Por eso los servicios para compartir casas tienen protecciones tales como comentarios acerca inquilinos/propietarios, depósitos de seguridad y teléfonos de emergencia. Recuerda: Siempre tienes el derecho de pedirle a un inquilino que se vaya de manera anticipada.

Sé directo

Ser honesto sobre lo que ofrece tu casa ayudará mucho en el control de expectativas y para que las dos partes tengan una experiencia gratificante con la estadía.

Asegúrate

Si decides alquilar tu casa, comunícate con tu agente de Allstate y asegúrate de contar con la cobertura que necesitas.

¿Sabías que...?

Hay más de 3,000 castillos disponibles para renta a través de sitios para compartir casas.