¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Con más hoteles y resorts alrededor del país permitiendo huéspedes peludos—más la popularidad creciente de alquileres que permiten mascotas—es más conveniente que nunca traer a tus mascotas en tu escapadita. Pero antes de reservar tus vacaciones, toma algunas medidas para asegurar que el viaje sea tan seguro y divertido para ellos como para ti.

¿Sabías que…?

56%de estadounidenses viajan con sus mascotas

Empieza con carreras de prueba Acostumbra a tu perro o gato a un viaje largo en auto, llevándolos en viajes más cortos alrededor de tu vecindario, haciéndolo un poco más largo con cada excursión.

Ponle cinturón de seguridad Un perro de 10 libras sin ataduras, en un auto yendo a 50 mph ejercerá alrededor de 500 libras de presión en un choque—poniendo a todos en al auto en serio peligro. Mantén a los perros en jaulas lo suficientemente espaciosos para que se sienten y echen, y asegúrate de que la jaula esté atada al sistema LATCH de tu auto y mirando hacia delante (sí, los perros pueden marearse en el auto). O invierte en un arnés de vehículo fuerte que se adhiere al cinturón de tu auto o sistema LATCH, y mantén a los cachorros en el asiento trasero, lejos de las bolsas de aire que los pueden dañar si son desplegados.

Abre la ventana solo un poquito Puede verse divertido pero cuando un perro saca su nariz fuera de una ventana completamente abierta de un vehículo en movimiento, le pueden entrar escombros en sus oídos, ojos y nariz, causando dolor o hasta infección. Mantén las ventanas solo un poco abiertas.

Empaca sus comodidades Mantén a los “amigos” de tus amigos peludos en la jaula para este viaje. Si tu perro duerme plácidamente en su cama afelpada, empácala para el hotel. Aunque su rutina y ambiente sean diferentes, tener unos cuantos objetos familiares con ellos puede tranquilizar a tus mascotas.

Consejo
¿Con hambre? ¡Come algo en la pista en uno de estos lugares! Los viajantes de Allstate Rider News buscaron en todo el país sus lugares favoritos para disfrutar.

Siéntanse como en casa Igual que cuando tu mascota se acostumbra a estar en el auto, dale tiempo para explorar su hospedaje una vez que lleguen. Mantenla en una correa mientras los dos exploran su alojamiento: puede oler el lugar mientras tú buscas objetos potencialmente peligrosos como cuerdas eléctricas, comida o decoraciones que deberían ser reubicadas fuera de su alcance.

Conserva las rutinas Se tan consistente como puedas: horarios de comida, alimentos y paseos. No te sorprendas si tu mascota no come o elimina su primer o segundo día—es una reacción común al cambio. Solo asegúrate de que tenga bastante ejercicio y tiempo dedicado contigo, o pronto se relajará.