¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Las interacciones en línea suelen ser divertidas y llenas de bromas, por lo cual es fácil dejarse llevar. Pero antes de empezar a reaccionar contra algo que te haya molestado, ten en cuenta que las demandas contra el libelo cibernético (difamar a una persona, negocio u organización por escrito a través de medios electrónicos) y el ciberacoso (ataques o amenazas personales a través de mensajes de texto, correo electrónico o en línea) están en aumento. Los niños en particular pueden no darse cuenta de cómo su comportamiento en línea puede afectar la responsabilidad legal de la familia. Así que toma unos minutos para aprender cómo ayudar a todos a portarse bien en los medios sociales.

¿Sabías que...?

500M Tweets que se mandan al día
936M Promedio de usuarios diarios y activos en Facebook desde marzo del 2015
2.5B “Likes” diarios en Instagram

“Es solo mi opinión …” Puede que sea tu justificación si te encuentras con críticas por tus publicaciones en línea (o “IMHO” por sus siglas en inglés, que significa “en mi humilde opinión,” usado generalmente en Facebook y Twitter), pero no te garantiza que no vaya a ver problemas. Las mismas leyes y reglas de difamación que gobiernan a los medios impresos y de transmisión se dan en las comunicaciones electrónicas también. Las publicaciones que tú haces—incluyendo las imágenes alteradas—que sean falsas, exageradas o dañinas contra la reputación de alguien pueden traer como consecuencia una demanda por libelo.

No es anónimo Nombres de usuarios desconocidos y avatares absurdos pueden dar la impresión de que la fuente es desconocida. Pero se pueden rastrear las identidades. Y aunque los niños no deberían usar sus nombres verdaderos en línea, sí deberían elegir una identidad que no los avergüence en frente de sus abuelos u ofenda a otros.

Lo que está en Internet es para siempre En un universo en donde todo se puede buscar, un comentario ofensivo puede existir incluso mucho después de que haya sido borrado de la página web original o del lugar de publicación. De hecho, antes de que haya sido borrado, puede que ya haya sido “compartido” en otro sitio o plataforma, o guardado por un buscador.

Respeta la privacidad de los demás....y la tuya Nadie necesita saber o ver todo. Hoy en día, los clubes, las universidades y empresas regularmente buscan en Internet cómo los candidatos se presentan a sí mismos, y a otros, en el ciberespacio. En particular, no compartas direcciones, números de teléfono u otros datos que te identifiquen que otros podrían usar por las razones equivocadas. Y piensa antes de mandar indirectas por Twitter o hacer referencia a alguien de manera negativa en línea sin mencionar su nombre—sigue siendo chisme aunque no uses nombres pero sí descripciones que claramente señalan a una persona.

Respira antes de hacer clic en “enviar” Lee, vuelve a leer y luego lee cada mensaje de nuevo. ¿Está claro lo que quieres decir? ¿Empezaste a vociferar y luego te olvidaste de borrarlo? Una respuesta acalorada al comentario grosero o inapropiado de otra persona solo alentará una guerra de palabras y podría llevarte a algo que no puedes retractar. E incluso en un foro restringido, es mejor suponer que cualquiera, donde sea, puede ver lo que escribes. Tus palabras—hasta tus emojis— pueden ser copiados y reenviados, accidentalmente o a propósito. Si estás molesto o enfadado, desconéctate.

Si tú o un ser querido son los que están recibiendo los comentarios negativos, contacta al operador de la página web u otro servidor de la plataforma. La mayoría de los medios en línea publican su política de contenido, el cual los obliga a retirar material ofensivo.

CONSEJO
La etiqueta en línea es un tema para toda la familia, pero el ciberacoso y sus consecuencias suelen ser peores para los adolescentes. Hablar con tus hijos jóvenes acerca de su comportamiento en línea.