¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Estás yendo al trabajo, dedicándote a lo tuyo, cuando alguien se cruza delante tuyo. De repente, estás echando humo y con sueños de venganza. Mientras tanto, el conductor desconsiderado se aleja, sin darse cuenta de tu angustia. Antes de reaccionar, ten esto en cuenta: cada año, 1,500 personas se lesionan o fallecen en los Estados Unidos como resultado de disputas y altercados de tráfico. Y según las investigaciones de AAA, los incidentes conocidos como conducción agresiva han aumentado alrededor de 7% al año desde 1990. ¿Por qué nos molestan tanto los motoristas desconsiderados?

Somos humanos “La gente se vuelve competitiva detrás del volante,” dice Steve Albrecht, Ph.D., Especialista en Amenazas Certificado de la Asociación de Profesionales de Asesoría de Amenazas y ex oficial de policía. “Se llama el ‘pequeño cerebro,’ o pensamiento primitivo.” Este comportamiento agresivo es incitado cuando una persona se siente amenazada—aunque sea solo por un espacio para estacionar.

¿Sabías Qué?

66% de las muertes por tráfico son causadas por conducción agresiva.

Conducir magnifica el estrés Lo que está sucediendo en la vida del conductor en ese momento—enfermedad o muerte en la familia, una discusión con su pareja o algún contratiempo en el trabajo—también viene de paseo. “El estrés de la vida se magnifica detrás del volante,” dice Albrecht. “La gente se siente anónima dentro del auto, así que actúan de una manera que no harían frente a sus amigos.”

Así que, ¿cómo puedes mantener la calma detrás del volante? Albrecht ofrece estos consejos:

  • No tomes las acciones de un conductor desconsiderado como un insulto personal. Mantén tu enfoque en tu propio comportamiento (seguro).
  • Nunca intercambies gritos o maldiciones. Cuando reaccionas, le dejas saber al conductor agresivo que te han enfadado—y ellos ganan.
  • Respira hondo. Si notas que un conductor te está provocando, respira hondo y concéntrate en conducir.
  • No conduzcas con hambre. Un estómago vacío no ayudará con tu humor. Asegúrate de mantenerte hidratado y come una merienda sana antes de ponerte detrás del volante.
  • Haz que tu tiempo en la carretera sea para ti mismo y no para otros. Toca música relajante o libros en audio. Usa tu tiempo en el auto para quitarte el estrés y llegarás a tu destino más relajado.