¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Para un adolescente, una licencia de manejo significa una puerta hacia la libertad. Para los padres, significa una preocupación más. Los choques de auto son la causa principal de muertes en adolescentes. De hecho, cada año mueren más adolescentes por accidentes de auto que por homicidios, suicidios, cáncer o drogas. Esta cifra aumenta mucho más durante el verano, ya que es la temporada más peligrosa para los adolescentes detrás del volante. Una conversación con tu hijo adolescente sobre cómo manejar será más efectivo que quedarte en casa preocupado.

¿SABÍAS QUE…?

54% de los adolescentes dicen que desearían que sus padres pasaran más tiempo con ellos enseñándoles a manejar.

Descarga la aplicación Las aplicaciones que monitorean el desempeño de tu hijo adolescente mientras maneja son cada vez más comunes. El programa Star Driver de Allstate, accionado por la aplicación móvil Drivewise, le permite a tu hijo probar si es o no un buen conductor. Al mismo tiempo, te muestra su progreso, para así poder ayudarlo o felicitarlo a lo largo del camino. El programa detecta automáticamente cuándo está al volante, (y registra la hora del día), a qué velocidad va y hacia dónde se dirige. Descarga el programa aquí (en inglés).

Apoya el programa de licencias de manejo para conductores graduados Cada estado ha adoptado algún tipo de programa de “licencias de manejo para conductores graduados”, que, conforme los adolescentes van madurando y adquiriendo más habilidades, les muestra poco a poco destrezas de manejo más complejas.

Como padre, puedes fomentar estas destrezas con reglas en la casa específicas para tu conductor joven. Por ejemplo, tu hijo o hija puede empezar a manejar en las condiciones más seguras, luego, puede ir ganándose poco a poco el derecho de manejar de noche, en la autopista, con amigos y con mal tiempo. Puedes incluso crear un contrato con las reglas de manejo que deseas imponer en la casa.

Práctica, práctica y más prácticaSólo porque tu hijo adolescente haya pasado la clase de manejo, no significa que esté listo para lanzarse a la carretera. La mayoría de los cursos ofrecen sólo 6 a 10 horas detrás del volante, y la falta de experiencia es la causa principal de accidentes en adolescentes. La próxima vez que llueva, sal con tu hijo para que aprenda a manejar con mal tiempo. Hazlo nuevamente cuando haya nieve y neblina, al amanecer y al anochecer, y con el tráfico de las horas pico. Es mucho mejor que tu hijo aprenda estas lecciones contigo a su lado, ayudándolo.

Inspecciona el auto El Chevy viejo del tío Joaquín suena como un auto de carreras, ¿pero será que esconde peligros debajo del capote? El primer auto que los adolescentes suelen obtener, es aquel que ellos mismos o que su familia puede comprar, lo que no significa que sea el modelo más seguro o confiable. Asegúrate de que el auto pase la inspección del estado antes de que tu hijo lo maneje. Asimismo, asegúrate de que las llantas tengan la presión adecuada y que los frenos, el sistema eléctrico y la transmisión estén funcionando correctamente. Mejor aún, invierte en un modelo que haya recibido una calificación alta en seguridad.

Guía a tu conductor adolescente correctamente

Para los adolescentes, los padres son la fuente principal de información cuando se trata de manejar. Allstate Foundation ofrece herramientas para ayudarte a transmitirles la información que necesitan, entre ellas, una guía de instrucción para conductores primerizos, un video sobre licencias de manejo para conductores graduados, y mucha más información útil (en inglés). La próxima generación de conductores está en tus manos.