¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Cuando contratas a un mecánico nuevo, pones tanto tu dinero como tu seguridad

en sus manos. Esta es una guía para ayudarte a tomar una buena decisión.

¿Sabías qué?

38% de los consumidores creen que recibieron cargos excesivos por reparaciones de automóviles.
25% dice que sus problemas no fueron solucionados correctamente.
30% de las mujeres salieron de los talleres con el sentimiento de que los mecánicos se habían aprovechado de ellas debido a su género.

1. Haz un examen visual del taller de 60 segundos Recorre el taller en busca de signos de un mecánico profesional. ¿Hay premios y certificaciones en las paredes? ¿Ves etiqueta de inspección de la AAA? El certificado de excelencia en servicio automotriz (Automotive Service Excellence, ASE) es el estándar de la industria;¿se exhibe en un lugar destacado? ¿Hay un sello de aprobación del Better Business Bureau? El lugar, ¿está organizado? Estos signos te indicarán que el lugar marcha sobre ruedas. Leer más...▼

2. Confirma la reputación de tu mecánico Busca a alguien de confianza que pueda recomendarte a un mecánico. Si no hay recomendaciones de amigos o familiares, busca comentarios e informes en yelp.com o en foros de automóviles dedicados a la marca y el modelo de tu automóvil. Concéntrate en los comentarios de los clientes.

3. Visita otros talleres Lleva tu automóvil a otros talleres locales para mantenimientos sencillos como cambios de aceite y afinamientos. Si realmente se esfuerzan en realizar estos trabajos sencillos, es probable que te ofrezcan un nivel de servicio similar para algo más grave... y costoso.

4. Obtén una segunda opinión Obtener una cotización es fácil. Pero una vez que la tengas en la mano, dirígete a otro taller para averiguar lo que cobrarían por un trabajo similar. Si las cotizaciones son similares, probablemente sean correctas. Si son radicalmente diferentes, consulta con una tercera fuente.

Si tu automóvil aún sigue bajo garantía, también puedes llevarlo al concesionario para el servicio de mantenimiento. Puede costar un poco más, pero los repuestos habrán sido fabricados para tu automóvil, el trabajo estará garantizado y el mecánico estará capacitado específicamente para arreglar los problemas. También llenarán el registro de tu manual de propietario, cumpliendo con los requisitos de mantenimiento y manteniendo tu garantía al día.

Además, recuerda que lo mejor es darle mantenimiento a tu carro para evitar los viajes al taller.