¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Las relaciones pueden ser difíciles, especialmente cuando se involucra el dinero; ya sea al dividir la cuenta de la cena con amigos o al decidir compartir una cuenta bancaria con tu pareja. Esta guía práctica te ayudará a navegar algunas situaciones financieras de las relaciones, desde cómo dividir el alquiler con un compañero(a) hasta resolver las diferencias de salario en el trabajo.

Con tu compañero(a) de casa, que se atrasó en el alquiler

  1. Piensa en por qué podría haberse atrasado. ¿Se retrasó su pago porque se cambió de trabajo? Piensa en los problemas potenciales.
  2. Planea bien la charla; espera un momento tranquilo.
  3. Usa las palabras “nosotros” y “nuestro” en la conversación. Por ejemplo: “¿Podemos hablar sobre nuestro alquiler?”
  4. Ofrece ayuda. ¿Quiere que le envíes un recordatorio?

Con tu jefe, cuando te has enterado de que ganas un sueldo significativamente menor al de tu compañero de trabajo

  1. Tómate un momento (o un día) para procesar tus sentimientos antes de abordar a tu jefe.
  2. Investiga cuál es el sueldo promedio en tu industria. Toma en cuenta factores tales como la ubicación, la experiencia y el tamaño de la compañía, así como circunstancias atenuantes, como la antigüedad en el trabajo.


Leer más...▼

  1. No digas cómo te enteraste de la disparidad; esto se trata de ti, no de tu colega.
  2. No acuses ni te pongas emocional.
  3. Sé realista. Quizá tengas que esperar a tu siguiente período de revisión para recibir un aumento, pero sé claro respecto a tus expectativas.
  4. Debes estar preparado para aceptar lo que te dicen, o para irte si tienes que hacerlo.

Con tu hermano, que aún te debe su parte del regalo de aniversario de tus padres

  1. Es difícil determinar el tono en un correo electrónico o mensaje de texto, así que procura hablar en persona. ¿No viven en la misma ciudad? Prueba un chat con video.
  2. Empieza diciendo que te alegró poder prestarle el dinero cuando tu hermano o familiar lo necesitó, para que perciba que tus intenciones son buenas.
  3. Sé muy claro y pregunta en términos específicos cuándo puedes esperar el pago, pero no seas formal. Un sencillo: “¿Cuándo crees que tendrás el dinero que te presté?” es directo, sin acusar.
  4. Debes estar preparado para olvidarte de la deuda para salvar la relación. Como dice un dicho sabio: “Nunca le prestes a un familiar más dinero del que estás preparado para perder”.

Con tu cónyuge, cuando el dinero es escaso y hay un desacuerdo en el presupuesto

  1. El momento es importante. Un momento financiero estresante nunca es el momento correcto para pensar con claridad en el presupuesto.
  2. Recuerda, están juntos en esto, y los dos son directores financieros de esta organización.
  3. Hagan una cita. Elijan un día para hablar, para que ambos puedan estar preparados.
  4. Escucha. Es esencial que los dos sientan que fueron escuchados.