¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Cuando estás soñando con un nuevo patio amplio o topes brillantes de granito, es fácil justificar la remodelación basándose en el valor percibido que le daría a tu hogar. Sin embargo, las renovaciones no son todas iguales, así que toma unas cuantas medidas para asegurar que estás invirtiendo bien.

Lee tu póliza detenidamente Una vez que hayas desarrollado tu plan, pero antes de que empieces a remodelar, dale una mirada a tu póliza de seguro de dueños de hogar. Si la nueva incorporación aumenta el valor de tu hogar más allá de lo que tu póliza cubre, tendrás que hacerle ajustes a tu póliza.

Elige bien Para obtener una vista realista de la “devolución” que ofrece cada renovación, empieza con mirar las áreas que usas más. Tus puertas de entrada, por ejemplo, son usadas múltiples veces al día. Instalar una nueva puerta de acero puede devolverte 101% de tu inversión a la hora de vender, mientras que una puerta de garaje nueva te dará aproximadamente 88% de tu dinero. Para renovaciones de cuartos, empieza en la cocina: es la parte más usada de la casa y lo que los compradores de hogar ven primero. Una remodelación de cocina puede devolverte casi 80% de tu inversión. Haz tu presupuesto con la posibilidad de devolución en mente.
Lee más...▼

Piensa a lo grande pensando en lo pequeño Empieza con arreglos simples en áreas de mucho tránsito. Electrodomésticos actualizados y una nueva capa de pintura le darán un valor tremendo a tu cocina. Si estás considerando un cambio más grande, las mismas reglas aplican. En vez de reconstruir un espacio de oficina de uso menos frecuente, agrega una sala de estar.

Consejo
Los baños actualizados son una ventaja a la hora de vender, pero están sujetos a gustos individuales. Mantén un estilo limpio y neutro que puede ser personalizado a través de elementos como fotos y toallas.

Conoce Tus Límites Por supuesto que tienes tus habilidades, pero la persona más capacitada para hacer el trabajo debería hacerlo. Tener contratistas te pueden ahorrar dinero a la larga, porque una obra mediocre hecha por ti mismo puede que necesite ser corregida por un profesional después.

Haz tu tarea Empieza con recomendaciones personales de amigos. Ten entrevistas por teléfono, llama a las personas referidas y conoce a los finalistas en persona para ver si te sientes cómodos con ellos—después de todo, estarán en tu hogar. Pide un presupuesto. Si recibes uno que parece demasiado bueno para ser verdad, puede que lo sea. Cortar costos en materiales y horas de trabajo no resultará en una inversión de calidad. Obtén tu acuerdo por escrito.