¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Si el retiro se siente muy lejos, puede que el cuidado a largo plazo ni esté en tu radar. Pero la realidad es que, alguien que esté cumpliendo 65 hoy, tiene casi 70% de probabilidad de necesitar algún tipo de servicio de cuidado a largo plazo en algún momento de su vida. El costo del cuidado puede acumularse rápidamente.

¿Qué cubre? El seguro de cuidado a largo plazo está diseñado para cubrir necesidades de servicio continuas en el hogar o en otra instalación, como también otras formas de apoyo que puedas necesitar legal, financiera y socialmente. El apoyo va desde la asistencia en tareas diarias (baño, vestimenta y comida) a servicios de cuidado comunitario a cuidado especializado ofrecido por enfermeras, terapeutas y otros profesionales. Medicare y Medicaid no cubre la mayoría de estos gastos hasta que no hayas agotado casi todos tus recursos. Es por eso que es importante pensar en estos temas mucho antes de que tú o algún ser querido necesite este tipo de cuidado.

¿Sabías que...?

Uno de cada cinco adultos mayores de 40 no saben si su plan privado de seguro de salud cubre cuidado continuo en un hogar de ancianos y más del 27% no sabe si Medicare lo hace.

Así es cómo se planifica por adelantado Toma acción temprano: Las pólizas de cuidado a largo plazo cuestan menos si las compras cuando eres más joven y tienes buena salud. Si eres mayor y tienes una enfermedad crónica seria o una discapacidad, puede ser difícil obtener cobertura—o podrías pagar más por ella. Muchos consejeros financieros o representantes de seguro recomiendan adquirir cuidado de seguro a largo plazo en tus cincuenta o sesenta.

Comparte tus preferencias personales: Habla con los miembros de tu familia acerca de qué tipo de vivienda y cuidado te gustaría si una vida completamente independiente ya no es posible. También es importante elegir a alguien que tome decisiones de parte tuya si es necesario.

Busca la flexibilidad: Si estás casado, considera la compra de una póliza de beneficio compartido que proporciona beneficios que cualquiera de los dos cónyuges pueden usar según sea necesario. O elige una póliza que combina seguro de cuidado a largo plazo con seguro de vida: si no usas la póliza de cuidado a largo plazo, tus herederos recibirán el dinero cuando mueras. En un segundo, algunas pólizas de seguro de vida también pueden ser vendidas para pagar cuidado a largo plazo.

Conversa acerca de tus opciones con tu Agente de Allstate: Revisa tus opciones cada año en caso de que quieras cambiar tu cobertura. Además, como tantas personas compran una póliza de cuidado a largo plazo décadas antes de que la necesiten, considera la opción de protección de inflación, lo cual aumenta tus beneficios diarios por un porcentaje fijo de la cantidad de beneficio original para estar a la par de la inflación.

Mantenlo por un buen tiempo: Una vez que adquieras el seguro de cuidado a largo plazo, ¡no dejes de pagar las primas! Si lo haces, tu póliza caducará y todo el dinero que haya sido pagado hasta la fecha se perderá. Designa a un miembro de la familia o un consultor de la compañía de seguros como contacto para la póliza.

Consejo
Lee todos los detalles. Algunas pólizas de cuidado a largo plazo cubrirán los gastos de tu cuidado por dos a cinco años, mientras que una selección pequeña lo pagará mientras estés vivo, sin límites.