¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Hace mucho tiempo, el dinero era la primera opción de pago. Sin embargo, últimamente, más y más personas están sustituyendo el dinero en efectivo. Apps de PayPal, Google, Apple, Venmo y casi todos los emisores de tarjeta están compitiendo para convertirse en tu nuevo método de pago favorito.

Pero muchas personas se preocupan de la seguridad de transferir fondos con el toque de un dedo. Así como nuestro dinero físico y nuestras tarjetas de crédito son vulnerables al robo, los métodos móviles de pago también pueden ser interceptados. ¿Lo bueno? Aquí compartimos estos cinco pasos que pueden ayudarte a proteger tu dinero de las manos de los ciber-ladrones.

1. Aumenta tus niveles de seguridad Encuentra maneras de agregar niveles de seguridad a tu smartphone. Haz que el PIN de tus apps financieros sean diferentes al código que usas para desbloquear tu teléfono, y usa cualquier medida de seguridad adicional que ofrecen los apps. Considera si debes instalar software de seguridad móvil de confianza que escanea pagos o apps bancarios que garantizan que tu información confidencial está segura.

CONSEJO
Algunos apps te dejan instalar alertas de mensaje de texto o correo electrónico para que sepas que una transacción excede un monto designado en dólares o proviene de una ubicación improbable, como un mercado fuera del estado.

2. Perfecciona tus contraseñas Todos sabemos lo que deberíamos hacer: cambiar nuestras contraseñas cada 90 días, usando combinaciones nuevas de 12 caracteres cada vez, una diferente para cada página web o app. Pero todos terminamos escribiendo nuestras contraseñas en algún lugar.

¿Una estrategia más práctica? Enfoca tus esfuerzos en crear contraseñas difíciles para cuentas que requieren un nivel más alto de seguridad, como las bancarias y las de aplicaciones de pago.

3. Ten cuidado con los riesgos de las tarjetas de débito La Ley de Protección Justa de Crédito, que limita la responsabilidad del titular a sólo $50 de actividad fraudulenta en una tarjeta de crédito, no se aplica a las tarjetas de débito. Así que es buena idea conectarse siempre a la tarjeta de crédito en vez de una tarjeta de débito o una cuenta bancaria. De esa manera, si tu información es robada, no se te hará responsable necesariamente.

4. Prepárate para la protección post-robo La mayoría de los dispositivos y algunas aplicaciones de pago móvil permiten borrar de manera remota — es decir, borrar la información de tu aparato desde lejos, en caso de pérdida o hurto. Pero puede ser que necesites instalar esa capacidad de antemano. Muchos productos de Apple, por ejemplo, te dejan instalar ‘Buscar mi iPhone, iPad y Mac’ con anticipación. Si tienes un Android, necesitas vincular tu teléfono o tableta a tu cuenta de Google.

5. Utiliza el WiFi con precaución — o mejor, no lo hagas WiFi gratis suena como una maravilla, pero hasta las conexiones públicas de compañías respetadas no son seguras. La mejor codificación de navegadores puede que no evite que un hacker/ciber-ladrón cercano se infiltre en tu dispositivo con un virus que capta cada carácter que escribes. Si necesitas completar una transacción financiera, cambia a la conexión de tu operador (es decir, apaga el WiFi y usa tu plan de data).

CONSEJO
Evita páginas web y conexiones de WiFi sospechosas, que tratan de llamar tu atención al parecerse bastante a nombre familiares. Por ejemplo, si hay un establecimiento que ofrece WiFi gratis, la conexión sospechosa podría escribir mal el nombre de la tienda o cambiar sólo una letra.