¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O
Llama 877 578 0808
¿Y tú, estás en Buenas Manos?SM
O

Article

Una crisis de salud y todo lo que ella conlleva: días de ausencia en el trabajo, tiempo desplazándote de un centro médico a otro, cuentas médicas, etc., puede afectar seriamente tus finanzas. Usualmente, cuando un miembro de tu familia o tú necesitan cuidado médico, los planes financieros pasan a un segundo plano. Una vez que le hayas hecho frente a la crisis inmediata, sigue estos pasos para ayudar a restablecer tus finanzas.

1. Revisa tus cuentas médicas varias veces Los errores ocurren. Revisa bien tus cuentas médicas para asegurarte de que tu seguro médico haya pagado lo que corresponda y que los cargos sean válidos. Si tienes cuentas que no puedes pagar, no esperes a que los cobradores te llamen porque esto daña tu puntaje de crédito. Comunícate con el departamento de pagos del hospital o del centro médico para preguntar si puedes recibir un descuento o hacer un plan de pago.

¿Sabías que…?

Los días de trabajo que un estadounidense promedio pierde, a causa de enfermedades o accidentes cada año, son 4.

2 . Maximiza tus deduccionesLos gastos médicos son generalmente deducibles de impuestos, siempre y cuando las deducciones detalladas y los gastos médicos excedan el 10% de tu ingreso bruto ajustado. Los contribuyentes de 65 años o más pueden ser elegibles para acogerse a requisitos mínimos más bajos. El cuidado médico, los medicamentos con receta, lentes y lentes contacto, e incluso algunos gastos de viaje relacionados con el cuidado médico califican como gastos médicos deducibles. Asegúrate también de incluir los gastos médicos de tu cónyuge y tus dependientes. Puedes encontrar más información en IRS.gov.

3. Revisa tu cobertura Muchas personas con gastos médicos no tienen seguro o están infra asegurados. Si tú ya tienes seguro médico, asegúrate de que tengas la mejor póliza posible para el tipo de cuidado que necesitas. Si tienes dudas, los expertos en seguros te pueden ayudar a determinar la mejor cobertura para ti. Según de la Ley de cuidado médico asequible (Affordable Care Act, por sus siglas en inglés), las compañías de seguros no pueden negar cobertura a clientes con condiciones médicas preexistentes. Así que, si tu crisis reciente estuvo relacionada con una condición médica previa, ahora es un buen momento para explorar tus opciones.

 

4. Restablece tus finanzas Cuando te sientas más estable económicamente, piensa en construir unas bases financieras sólidas para tu futuro. Empieza por crear un fondo de emergencia. Establece pagos automáticos mensuales, incluso aunque estos sean una pequeña suma. De esta manera, estarás mejor preparado para la próxima crisis.

Conoce más

¿Aún tienes facturas médicas? Presupuesta los saldos pendientes como parte de un plan de ahorros más grande.